Montería. Siempre ha sido un apasionado por la ganadería. Estudió Medicina Veterinaria y Zootecnia en la Universidad de Córdoba y empezó desde abajo, sin mayores pretensiones. Pero la constancia y el deseo de aprender cada día lo tienen hoy en la lista de criadores de ganado de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Cebú. Posición que creía muy lejana cuando empezó como miembro del Comité Cebuista Juvenil de Córdoba (CCJC) donde les tocó, a él y a otros chicos de la Unicor, sudarla para aprender.

Hoy, Carlos Andrés Vizcaíno Díaz es miembro de Asocebú por méritos, por el trabajo que ha hecho con su ganadería de Girolando.

Por esa labor que empezó desde cuando cursaba segundo semestre de Medicina Veterinaria en la Unicor, cuando aceptó la invitación de un amigo a hacer parte del CCJC en 2007, Carlos Andrés recoge a sus 33 años los frutos de un trabajo constante y apasionado que siempre lo ha acompañado.

Su familia ha sido ganadera por tradición, él es la tercera generación, pero su trabajo empezó de cero porque aunque lo realizado por su padre en la lechería le daba resultados en su tiempo, en los actuales esas prácticas no funcionan, por eso tuvo que hacer cambios drásticos para lograr la eficiencia y productividad que hoy tiene y que sigue perfeccionando.

Carlos Vizcaíno con jeringa

Carlos Vizcaíno realiza la mayor parte de las actividades que tienen que ver con el hato ganadero.

Heredó una porción pequeña de tierra, pero la tierra sola no produce, hay que trabajarla y eso es lo que está haciendo Carlos Vizcaíno. En 2014 cuando recibió la tierra venía con vacas que se conocen como ‘siete colores’ que solo producían en promedio 3 litros de leche. Con base en los conocimientos que había adquirido mientras visitaba fincas y charlaba con ganaderos con más años en el negocio de la lechería sabía que tenía que descartar los animales que no funcionaran.

“Mientras trabajaba con Vecol compré vientres nuevos que me ayudaron a forjar lo que hoy tengo, vacas girolando que me producen alrededor de 20 litros diarios. También estamos vendiendo genética girolando para toda Colombia. Estamos trabajando en los cruces porque queremos tener alrededor de 70 preñeces de girolando cada año”, explica Carlos Vizcaíno a quien se le nota el amor por la ganadería y todo lo que se puede lograr de ella mientras se trabaje con pasión y constancia.

Y continúa comentando: Una de las cosas por las que hacemos este mejoramiento genético es por la precocidad que tiene el Holstein con respecto a las demás razas. Cuando hacemos el cruce con una raza lechera como el Gyr, esa precocidad se ve expresada y la idea es que tengamos esos animales produciendo en la menor edad, de 27 a 28 meses.

De la mano de la tecnología la ganadería a nivel mundial ha dado pasos importantes y esa tecnología es la que aprovecha desde el 2017 Carlos Andrés quien, para garantizar tener hembras, compra pajillas sexadas.

El trabajo de inseminación artificial que requiere el hato ganadero lo hace él y las demás actividades que lo requieran, solo la transferencia de embriones es puesta en manos de una empresa.

Carlos Andrés reconoce que es un apasionado por lo que hace, pero también reconoce que lo que hoy tiene no hubiera podido ser posible si no contara con el apoyo de su esposa, Salua Ortega, quien también es Médico Veterinaria, y quien, como dice él, ha ‘camellado’ a su lado, ha sido su sostén en momentos de debilidad, pero sobre todo, es ella quien lo ha aterrizado cuando la emoción no le deja ver todo en contexto.

Por ejemplo, le agradece a ella que esté conectada con lo que él quiere y lo acompañe a ir a la finca un fin de semana a trabajar en ella, en vez de ir a una fiesta.

Recoge ají

Empezó a recoger los frutos de lo que ha sembrado.

“El camino no ha sido fácil. Hoy tenemos un poco más de holgura, pero también tuvimos mucho tiempo de ‘mojosera’, de momentos difíciles, de privaciones, pero cuando uno cree en algo, tiene fe, se va solucionando en el camino y todo se va alineando hasta que se llega. A los jóvenes les digo que si tienen una idea de negocio, en el campo está la solución, soy un convencido que el camino es producir alimentos, todos los días nacen niños que necesitan alimentarse”, dice.

Otras actividades

Carlos Andrés está de tiempo completo en las actividades de la finca, pero en el año también tiene espacio para dos actividades que junto con su esposa crearon y han contado con el apoyo de los ganaderos que participan. Uno es Expoterneros que nació en 2017 y cuyo objetivo es ser complemento de la Feria Nacional de la Ganadería, y el otro es Córdoba sin Fronteras, cuyo fin es hacer giras técnicas ganaderas.

“Córdoba, departamento agropecuario y Montería siendo la capital ganadera de Colombia solo tenía un evento de este tipo, mientras que departamentos como Sucre tienen varios. Ideamos esta Feria que hoy por hoy es una de las más importantes de Colombia y la más grande de la Costa Caribe y nos da gusto poder aportar un granito de arena por la actividad. Y Córdoba sin Fronteras maneja el tema académico ya nos han visitado ganaderos de Centro América, una vez termine la pandemia esperamos retomarla”, agrega Carlos Vizcaíno.

Huevos

En su finca Carlos Andrés Vizcaíno tiene gallinas que le dan diariamente los huevos que necesita para el consumo y para vender.

También se ha desempeñado varias veces como locutor en la Feria Nacional de la Ganadería en las competencias del brahman y también en el doble propósito, esa labor le ayudaba a mantenerse vigente en el escenario de la actividad ganadera.

Carlos Andrés le recomienda a los cordobeses que se crean lo que se viene diciendo hace tiempo y es que Córdoba es la despensa alimentaria del país y es necesario trabajar para eso, ser eficiente en lo que hagamos.

Para los jóvenes que están empezando sus carreras, ya sea Medicina Veterinaria u otra, el consejo es que desde los primeros semestres se metan en grupos de estudio, semilleros de investigación que eso les da visión para emprender y que esto lo hagan sin temor.

Además de la actividad ganadera, Carlos Vizcaíno también produce pollos, tiene gallinas ponedoras, siembra arroz, maíz para alimentar el ganado en tiempos de verano y frutales, porque quiere tener una granja integral que le permita producir lo que necesita para su consumo.

Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
1
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Tonto
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *