Compártelo en redes

Montería. Sin duda a sus 9 años es una supermujer, bueno superniña. No tiene poderes especiales como volar u oír a la distancia, pero sí otros que irán descubriendo a medida que lean este texto. Es orgullo del género, sobre todo de las niñas.

A su edad, María Antonia Torres Díaz tiene las botas bien puestas por el campo cordobés y colombiano.

Su vida en el campo comenzó cuando apenas era un bebé de meses, su mamá, su papá, su tío y su abuelo, que también están metidos en labores del campo, la llevaban a las largas jornadas de la Feria Nacional de la Ganadería. A los dos años acompañaba al tío Rafael en la conducción de ovinos, y a los tres con su menudo cuerpo ya se le podía ver en pista acompañando la conducción de una vaca, y no cualquier vaca,  una grande, de esas de la raza Guzerá, la de los cachos grandes.

Desde esos tiempos, el escenario donde se mueve como pez en el agua es el campo. Y la pandemia le dio una mano, hace más de año y medio la familia se fue a vivir a la finca. Su día allí comienza a las 5:00 de la mañana. Sin que sea una tarea encomendada, pero sí que a ella le gusta, se va a dar alimento a las gallinas y recoge los huevos. Le echa un vistazo y le da alimento a su pony Nieve y mira cómo están los establos. Se baña y se arregla para asistir a las clases virtuales. Los descansos de estas los aprovecha para mirar cómo van las cosas con los cerdos.

La tarde  la pasa entre juegos y las actividades que la hacen feliz. Atender partos programados en la porcícola, revisar ganado, los potreros y sus clases de chalanería, cuando las tiene.

María Antonia analiza semen en el microscopio

María Antonia analiza semen en el microscopio

Los fines de semana o festivos, cuando no tiene clases su día se desarrolla entre montar a caballo, estar pendiente del ordeño y revisar los potreros. Se sabe los nombres completos de las vacas y la descendencia, esa información se la suministra a las personas que van a la finca a comprar ganado. Se atreve a sugerirles cuáles son mejores, por ejemplo, en dar leche. “Ya sabe aconsejar que es bueno o que no para los compradores”, asegura su madre Ana Teresa.

Sabe vacunar, topizar, ordeñar, palpar, atender los partos en las cerdas y amarrar, actividad que asegura ama.

“Cuando estoy palpando siento si hay cerdo o no, si el cerdo viene bien o está atravesado. Lo aprendí viendo cuando lo hacen los veterinarios o el personal que atiende las porcícolas”, manifiesta María Antonia.

Sobre esta actividad su madre asegura que cuando son días de parto María Antonia no se acuesta hasta que las cerdas no terminan su proceso de parir, lo  que puede extenderse hasta las 10:00 u 11:00 de la noche.

A su mamá, Ana Teresa Díaz, le preguntamos si estas actividades no la distraen de su responsabilidad en el colegio, a lo que ella tajantemente afirma: Es súper aplicada y responsable en el colegio. Es algo que le agradezco al campo, como mamá veo que este le ha dado mucha responsabilidad, seguridad de lo que es hoy, también le ha ayudado a forjar el carácter. En el colegio es organizada, responsable, aunque se quede sola, porque yo me vaya a trabajar, ella responde con sus obligaciones escolares sin tener un vigilante al lado. Yo le atribuyo eso a lo que ha visto en el campo, a lo que ha vivido y la ha hecho ser lo que es hoy.

María Antonia Torres le gusta montar a caballo.

Le gusta montar a caballo.

María Antonia logra conexión con los animales

María Antonia logra conexión con los animales.

La madre concluye que la concentración que necesita en la chalanería y en la atención de los partos de las cerdas ha ayudado a su hija a entender que si no se concentra en lo que está haciendo no le va a ir bien. “Se ha dado cuenta que si no atiende bien una cerda en el parto es la vida de los cerditos la que está en riesgo. Ha forjado un carácter y que a pesar de las  adversidades y que le cojamos cariño a un animal, en algún momento se tiene que ir porque se venda, entonces no lo podemos tener, eso le va a ayudar a enfrentar los problemas de la vida. También ha aprendido que las cosas no se obtienen gratis que hay que trabajar, por ejemplo, para tener la comida que esa no la regalan.

“Ella ha visto en el campo que las cosas son de constancia, de trabajar diario y eso la  ha hecho ser una persona más aplicada en sus cosas personales, a no rendirse, a que las cosas son de todos los días, de poco a poco, de que todos los días hacemos algo para recoger los frutos de eso que hemos hecho, de sembrar todos los días”, agrega Ana Teresa Díaz.

Ama amarrar y esta es su cara de satisfacción al lograrlo.

Ama amarrar y esta es su cara de satisfacción al lograrlo.

Ama el campo y todas las actividades que puede hacer en él.

Ama todas las actividades que puede hacer en el campo.

María Antonia se siente orgullosa del campo, asegura ser una campesina y que cuando sea grande va a defender el campo desde la profesión que estudiará, veterinaria.

“Voy a ser veterinaria, voy a defender el campo. De los animales me gusta su amor y su carácter. Me gustan las vacas y las cerdas porque son productivas y los caballos me llenan de felicidad. Si los trato con amor, cariño y respeto ellos hacen lo mismo. Vivir en el campo es lo mejor y a los niños les recomiendo que vengan al campo que se van a divertir mucho, que coman carne y tomen leche”, agrega María Antonia Torres Díaz.

Más niños así, conscientes de la riqueza del campo y de lo que este puede forjar en los ciudadanos del futuro es lo que necesita Córdoba y Colombia. Amor por el campo, que es donde se produce la comida, y que es necesario dignificar y apoyar.

Desde los 2 años María Antonia estuvo mostrando ovinos al lado de su tío Rafael.

Desde los 2 años María Antonia estuvo mostrando ovinos al lado de su tío Rafael.

Ama amarrar y esta es su cara de satisfacción al lograrlo.

También disfrutó los premios de la ganadería de su familia.

 

676 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
1
Feliz
4
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Especiales