Compártelo en redes

Montería, Córdoba. Lo que nació como un chat de whatsapp en el que solo estaban mujeres dedicadas a diferentes actividades en el campo, pasó a ser la Asociación de Mujeres Agroganaderas de Córdoba, que ya cuenta con diez meses de haberse conformado.

Hoy Día Nacional del Ganadero en Colombia queremos homenajear a las mujeres que también son un actor importante en el crecimiento de la ganadería colombiana.

Aunque oficialmente están inscritas 15, el grupo es mayor. Entre ellas, se destacan las que con sus propias manos se dedican a las labores de una finca ganadera o agrícola y las que son líderes en empresas y gremios del sector.

La Asociación es dirigida por María Elena Baena. Pero en esta oportunidad hablamos con tres de sus miembros dedicadas a diferentes actividades dentro del accionar productivo del campo. Marta Ortiz, cada día madruga para ocuparse junto con su esposo y hermano para sacar adelante la tierra con animales que heredó de su padre en Buenavista.

El día de la visita del portal web En Nuestro Campo estaba terminando el ensilaje del cultivo del maíz que sembraron para garantizar la comida de los animales de lechería en la temporada de verano.

Las otras dos mujeres con las que conversó este medio son Johanna Fernández Arroyo, gerente de la subasta Centro Comercial Ganadero (Cencogan) con presencia en Buenavista y Planeta Rica en Córdoba y una tercera sede en el Suroeste antioqueño. Y Ángela Vargas, gerente general de Búfalo Mix, empresa que está en la transformación con un restaurante en Planeta Rica donde se ofrecen carne de búfalo y lácteos de búfala.

Objetivo de la organización

La organización que se empezó a gestar antes de 2020 tuvo su punto culminante en noviembre de 2022 cuando jurídicamente le dieron vida a la Asociación.

Desde Fedegán se creó un grupo de mujeres ganaderas y empezaron a conversar sobre lo bueno y malo a lo que se enfrentaba el género en sus actividades.

“Nos empezamos a dar cuenta que teníamos problemas comunes, como, por ejemplo, problemas con la escritura de las tierras, las que viven en veredas no les llegan las comunicaciones sobre capacitaciones, no hay trabajo remunerado, problemas de servicios públicos, de vías. Entonces, decidimos reunirnos, conformar la Asociación para ayudarnos, para acompañarnos y pensar proyectos colectivos para beneficio de todas”, comenta Marta Ortiz sobre el inicio de la organización.

De la razón de por qué decidieron llamarse agroganaderas y no solamente ganaderas es que varias de ellas también trabajan la agricultura en sus predios, son cultivadoras de maíz y coco, por ejemplo.

Y, además, porque algunas le apuntan a generar la seguridad alimentaria en los predios tanto para las familias propietarias como para sus trabajadores.

Y la visión como organización se extiende mucho más, quieren incentivar que desde las familias productoras se empiece a trabajar con los hijos para que estos vean el campo como el espacio donde también pueden desarrollar sus potencialidades.

Johanna Fernández, desde su rol de gerente de Cencogan, realiza su trabajo rodeada de hombres, pero su empuje y conocimiento la tienen al frente de esta empresa. Además, es la presidenta de la junta directiva de Asosubastas.

Sororidad legítima

Johanna Fernández, gerente de Cencogan ve a Mujeres Agroganaderas de Córdoba como una asociación que permite visibilizar el empoderamiento femenino dentro del sector, porque allí se siente el sentimiento de sororidad (solidaridad entre mujeres).

“Siempre se ha dicho que entre mujeres no podemos trabajar, lo que estamos mostrando con esta Asociación es todo lo contrario; es que entre nosotras nos podemos apoyar, podemos identificar las fortalezas de cada una de las que hacen parte de este gremio y apalancarnos entre todas para el desarrollo de los diferentes proyectos y objetivos que tenemos en cada una de las empresas y sectores en los que estamos. Acá estamos hablando de un asunto legítimo que nace de la voluntad de cada una de las mujeres que integran ese grupo”, comenta con alegría.

La gerente general de Cencogan considera que la Asociación debe volverse un referente a nivel nacional para que todos los departamentos tengan su grupo de mujeres agroganaderas.

“Colombia está en el rango de los países donde menor discriminación existe a nivel mundial para las mujeres en el campo, pero sí existen obstáculos y retos con los que hay que batallar, entonces juntas podemos apoyarnos, apalancarnos entre las mismas mujeres que están en posiciones de liderazgo o trabajos importantes dentro del sector y nos podemos ayudar entre todas para el desarrollo de los objetivos de cada una, en cada una de sus empresas”, agrega Fernández Arroyo.

A corto plazo espera que la Asociación de Mujeres Agroganaderas de Córdoba empiece a ganar espacios, sobre todo, para tener una voz que se escuche más allá del grupo de mujeres que la conforman, que empiece a sonar en otros espacios.

“En primera instancia ser audibles, que escuchen lo que se tiene para decir, desde una asociación donde solo intervienen mujeres y mujeres que en su mayoría son empoderadas”, agrega sobre el rol que debe desempeñar la organización.

El trabajo de Fernández Arroyo no es solo entre hombres, sino también para una gran mayoría de hombres con quienes mantiene un diálogo permanente y fluido.

Se apoyan

Para Ángela Vargas, la Asociación de Mujeres Agroganaderas de Córdoba es una organización de mujeres que se apoyan entre todas para sacar el gremio adelante.

Además de apoyarse en capacitaciones y en recorrer caminos de crecimiento para cada una de las empresas ganaderas, las mujeres también buscan, en el corto plazo, unirse para presentar proyectos que les permitan acceder a recursos para mejorar procesos productivos en sus territorios.

Ángela Vargas, gerente general de Búfalos Mix.

En el caso particular de Búfalos Mix pretenden tener leche que provenga de empresas ganaderas lideradas por mujeres para transformarla y ser pilar para el mejor desarrollo de esas unidades productivas.

“En el caso nuestro de los búfalos estamos caminando juntos, tenemos mujeres dedicadas al transporte de ganado, mujeres veterinarias, cebadoras, finqueras, lo que hacemos es cuidar en cada proceso, en este caso los búfalos, cuidar el proceso cómo le ponen la vacuna, cómo los cuidan, cómo logramos tener una carne más limpia cuidando las tierras, cómo la llevamos al frigorífico, cómo sacamos nuestros cortes, finalmente cómo lo llevamos a la mesa nosotros”, complementa Ángela Vargas que sabe que la trazabilidad de lo que ofrecen al cliente es fundamental para mantenerse en el mercado.

1.290 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
1
Feliz
0
Me gusta
1
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.