Compártelo en redes

ExSecretario de Cultura de Buenavista. Gestor cultural.

Por Óscar Melendres Garcés.
La fuerza de lo que somos se forja muchas veces de acuerdo al entorno en el que desarrollamos nuestras vidas. Nací, crecí y he vivido todo el tiempo en el barrio San José, un sector que ha contribuido de manera ostensible al desarrollo que ha alcanzado el municipio de Buenavista, Córdoba.

Calles polvorientas, sin el vestido de lo que muchos llaman progreso, la antigua plaza y familias tradicionales son los primeros recuerdos que asaltan mi mente cuando evoco los tiempos de la infancia. Pero irrumpen también los juegos del trompo, bolitas de cristal, el vuelo de barriletes, las corralejas y el futbol en distintas categorías.

Creo que mi vida ha avanzado al ritmo que lo ha hecho el barrio. Infraestructura oficial que nos ubica como uno de los de más y mejores inversiones en la cabecera urbana, centro de desarrollo para el deporte y la cultura y territorio en el que se generan espacios de sana convivencia entre sus habitantes.

A lo largo y ancho de este barrio se han anclado familias con amplio reconocimiento dentro del municipio, tanto que cuando se mencionan algunos apellidos enseguida la brújula marca hacia él. Algunos apellidos identitarios del barrio San José son: Orozco, Olea, Villadiego, Cañas, Argel, Wilches, Melendres, Barón, Páez, Tarraz y Humánez, entre otros.

Pero además de su gente, también hay costumbres que marcan la vida de los habitantes del San José. Indudablemente el esfuerzo realizado por el Comité de amigos y vecinos del barrio ha permitido sostener en el tiempo la festividad patronal en honor a San José cada 19 de marzo, la cual consiste en conmemorar la fecha del santo Patrono.

Una actividad de carácter religioso en la que se lleva a cabo la novena, la Santa Misa y Procesión cada 19 de marzo. Otra actividad característica es la realización durante muchos años de la Fiesta de Integración de los habitantes del barrio.

Su fecha de realización es el mes de septiembre, en ella participan las familias del sector, las cuales llegan con comidas especiales en cantidad suficiente para compartir con los demás habitantes del barrio que asisten, igualmente se comparten bebidas y, sobre todo, se goza de un ambiente sano y de mucha integración. Generalmente la fiesta es amenizada por una banda y un amplificador de sonido.

El habitante del barrio San José vive feliz, se ríe a plenitud y piensa siempre en el desarrollo de su entorno. Se respira ese ambiente pueblerino en el que todos nos conocemos y nos preocupamos por la situación del vecino.

Se conserva aquí la vieja costumbre de intercambiar el plato de comida con el vecino por la cerca del patio y existen personajes que nos llenan de orgullo inmenso porque han logrado salir adelante y nunca han olvidado que son del barrio San José.


Compártelo en redes

Cuál es tu reacción?

Emocionado
9
Feliz
20
Enamorado
1
No estoy seguro
1
Tonto
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Opinión