ExSecretario de Cultura de Buenavista. Gestor cultural.

Por Óscar Emilio Melendres Garcés.
Colores, olores y sabores se mezclan en este pedazo de suelo que se convierte en la entrada al municipio de Buenavista Córdoba para quienes viajan desde la región Caribe hacia el interior del país.

Este corregimiento está lleno de historias protagonizadas por personas que, venidas de otros lugares, se radicaron temporalmente aquí.

Uno de los personajes con mayor reconocimiento es el príncipe de María La Baja, Enrique Díaz Tovar, de quien se dice que su vida cambió cuando, a la edad de catorce años, acompañó a su mamá, Martina Tovar, a vivir a Nueva Estación.

Varios investigadores de la música vallenata coinciden al afirmar que fue en esta tierra donde aprendió a tocar violina y a los 18 años recibió de regalo un acordeón sencillo de dos teclados, con el cual aprendió las primeras canciones.

Distante tres kilómetros, aproximadamente, de la cabecera urbana. Está tan cerca que muchas veces se ha contemplado la posibilidad de integrarlo a la cabecera municipal pasando de corregimiento a barrio de esta.

Así lo evidencia un informe publicado en el diario El Universal de Cartagena de fecha 13 de mayo de 2012. En la página del diario se lee textualmente: “el nuevo Esquema de Ordenamiento Territorial que se viene tramitando en el municipio de Buenavista traerá cambios sustanciales al corregimiento Nueva Estación, el cual pasaría a ser un barrio de la mencionada localidad del San Jorge”.

Atravesado por la carretera Troncal de Occidente y habitado por hombres laboriosos y mujeres emprendedoras. Se puede destacar también que los mejores diseñadores y constructores de kioskos y ranchos en vende aguja de la región se encuentran en este poblado.

Nueva Estación ofrece al viajero el inconfundible sabor del chorizo buenavistero, igualmente se expone el variado sabor de frutas de la región.

Pero hay en esta tierra mucho más que encontrar. Solo es preciso adentrarse un poquitico en sus entrañas y encontramos una de las mejores fábricas de muebles de la región, la cual envía productos a muchas zonas del departamento y el país.

Así mismo, es importante decir que familias de Nueva Estación han dedicado su vida a la comercialización de Palma amarga, la cual es utilizada para entechar kioskos, ranchos y casas en poblaciones urbanas y rurales. Aun cuando este producto es escaso, estas familias conocen bien los lugares donde encontrarla.

Nueva Estación es una población que ha nutrido la historia de Buenavista. Indudablemente sus aportes han sido de sustancial importancia para la dinámica social, económica y cultural del municipio.

Imposible olvidar que este suelo cuenta también con unos personajes que le dan ese toque de identidad. El Tacuaro, por ejemplo, es interprete magistral de la violina, de hecho, se convirtió en el primer ganador del festival de este instrumento que se llevó a cabo hace ya varios años.

Los Polo, los Galindo, los Carrascal, los Gonzáles y los Serpa, entre otros, son apellidos tradicionales de este poblado. Estas familias junto a otras personas han contribuido a que se avance en procesos organizativos de carácter social y político como la Junta de Acción Comunal y un Cabildo Indígena que se viene gestando desde hace varios años.

Esta comunidad ha estado representada en varios períodos en el Concejo Municipal. Actualmente esta distinción la ostenta Luis Miguel Rojas Salazar quien se ha convertido en el vocero de todos ante el ejecutivo, procurando adelantar acciones que mejoren las condiciones de vida de sus coterráneos.

La Troncal de Occidente es el medio por el que los viajeros pueden conocer, de paso, a Nueva Estación, una tierra que mediante sus colores, olores y sabores muestra lo mejor de una sociedad.

Cuál es tu reacción?

Emocionado
5
Feliz
11
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Tonto
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Opinión