Compártelo en redes

Medellín, Antioquia. Diecinueve mujeres piangüeras del Pacífico colombiano, de Chocó y Nariño, llegaron hasta Medellín, a visitar por primera vez una universidad, para certificarse en el fortalecimiento técnico y empresarial para la conservación patrimonial y sabor ancestral de la piangüa.

Las mujeres del Pacífico hicieron parte del Encuentro de Fortalecimiento “Saborea la piangüa y conéctate con prácticas ancestrales del Pacífico colombiano”, en Medellín los días 28, 29 y 30 de noviembre.

En la Universidad CES hicieron parte del taller Piangüa, patrimonio y sabor ancestral dictado por docentes, con el apoyo de estudiantes, del pregrado de Nutrición y Dietética adscrito a la Facultad de Ciencias de la Nutrición y los Alimentos. Además, participaron de actividades académicas relacionadas con el costeo, empaque y conservación de producto piangüa.

Reconocimiento de saberes

“Este es un ejercicio de reconocimiento de saberes, de la ciencia, la cultura y la ancestralidad teniendo el alimento como vínculo transformador de realidades. Es un ejercicio de apropiación social de conocimiento pensado para encontrar soluciones útiles a problemas reales, es nuestra manera de unir capacidades entorno a la lucha contra el hambre y la malnutrición”, expresó Piedad Roldán Jaramillo, decana de la Facultad de Ciencias de la Nutrición y los Alimentos de la Universidad CES.

Donde llegara a escasear la piangüa, se afectaría la seguridad alimentaria y nutricional de las piangüeras.

Colombia es el cuarto país del continente americano con mayor extensión de manglares y casi el 80% está en el Pacífico. La región del Pacífico es una de las seis regiones naturales de Colombia, comprende casi la totalidad del departamento del Chocó y las zonas costeras de los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño.

El manglar es la base de la subsistencia de sus comunidades aledañas ya que es el refugio de muchas especies marinas, que en sus etapas juveniles viven, se alimentan y se protegen en las enmarañadas raíces del manglar, convirtiéndolos así en sus “salacunas”.

Arte ancestral

La piangüa es un molusco de alto valor nutricional, por su contenido de proteínas, hierro, magnesio y zinc. Asimismo, genera importantes ingresos económicos y, si escasea, afectaría la seguridad alimentaria y nutricional de las piangüeras, miles de mujeres que se dedican a sacar este molusco del manglar y que convierten esta actividad en un arte ancestral, enfocado a la conservación y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

“Reconocemos la equidad de género y el empoderamiento de la mujer como elementos fundamentales en las políticas de desarrollo económico sostenible, así como sus beneficios en materia de conservación de la biodiversidad”, expresó Arnold Alexander Rincón López, director general de Codechocó.

113 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.

Más en:Actualidad