Compártelo en redes

Foto: Cesar David Martinez-WWF Colombia-Amazonas PNN Chiribiquete

Bogotá. La destinación de USD$43 millones para Colombia, del Fondo Verde del Clima de las Naciones Unidas (GCF, por sus siglas en inglés), marca un hito en la conservación ambiental del país, que contribuye a la consecución de metas nacionales e internacionales de clima y biodiversidad en paisajes prioritarios terrestres y marinos.

Estos recursos son fundamentales para la implementación del Programa Herencia Colombia (Heco), iniciativa diseñada con un esquema financiero a largo plazo, con  el que se fortalece la adaptación y mitigación al cambio climático, a través de la creación, ampliación, manejo efectivo y gobernanza de las áreas protegidas y  paisajes, contribuyendo a la protección, mejora y gestión sostenible de los servicios  ecosistémicos críticos.

La financiación del GCF ayudará en la conservación de 5 paisajes a gran escala: los mosaicos de Corazón de la Amazonía, Andes centrales, transición Orinoquía, y Caribe, junto con el proceso de declaración de Área Protegida de la Serranía de San Lucas. Estos nuevos fondos permiten apalancar, durante la ventana de 10 años del Programa Heco, USD$102 millones para nuevas inversiones implementadas a través del Gobierno de Colombia, WWF y varios donantes filantrópicos.

“Para WWF Colombia es una gran noticia, pues nos permitirá afianzar los procesos de gobernanza social y territorial, teniendo como ejes el agua, la conectividad y la reducción de la vulnerabilidad de las comunidades. Asimismo, ayudará a fortalecer capacidades en los territorios, y a desplegar acciones de monitoreo enfocadas en la generación de una economía local y la reducción de emisiones”, aseguró Sandra Valenzuela, directora de WWF Colombia.

“Este espaldarazo representa, además, un avance fundamental en nuestro objetivo de fomentar una relación positiva entre las personas y la naturaleza, pues impactará a cerca de 16 millones de personas que habitan alrededor de áreas protegidas y  corredores priorizados”, agregó Valenzuela.

Ximena Barrera, directora de Relaciones de Gobierno y Asuntos Internacionales en WWF Colombia, señaló la importancia de este financiamiento, que permite  movilizar y apalancar recursos públicos y privados, promoviendo soluciones basadas  en la naturaleza a través de la gestión sostenible e integrada en las áreas protegidas y paisajes prioritarios.

Foto: Luis Germán Naranjo-WWF Colombia PNN Los Nevados Laguna del Otún. Colombia debe cuidar sitios como este no solo por proteger su biodiversidad sino también porque son fábricas de agua.

Lucha contra el cambio climático

Herencia Colombia representa una nueva mirada en torno a la sostenibilidad, pues integra el riesgo climático en la gobernanza y la gestión de los paisajes, de modo que  puedan continuar brindando servicios fundamentales en las próximas décadas. Este tipo de enfoques son nuevos y esenciales para la gestión y funcionalidad efectiva del patrimonio de áreas protegidas y las zonas de amortiguamiento de Colombia.

Con más de 300 tipos de ecosistemas, Colombia contiene alrededor del 10% de la biodiversidad mundial y el 12% de la selva amazónica. Alberga, además, las sabanas y zonas de transición del Orinoco; los arrecifes, estuarios y pantanos de la costa caribeña; bosques tropicales secos y húmedos en el Amazonas; y las tierras altas del páramo, uno de los biomas alpinos más importantes del mundo, ubicado entre los glaciares andinos.

El país es biológicamente megadiverso, pero también se ve muy afectado por el aumento de la variabilidad climática, y desempeña un papel fundamental en la prestación de servicios ecosistémicos a nivel local y en la reducción de las emisiones globales terrestres a nivel mundial.

Los cinco paisajes del programa Herencia Colombia cubren 6,6 millones de hectáreas y representan los sitios de mayor prioridad para lograr beneficios climáticos críticos para el secuestro de carbono, el suministro de agua y otros beneficios directos para más de 300.000 personas vulnerables y millones de beneficiarios indirectos.

Esta iniciativa, que ha recibido apoyo sostenido a lo largo de tres administraciones presidenciales, está diseñada para generar cambios significativos fuertemente alineados con el objetivo del Fondo Verde del Clima de financiar proyectos que catalizan el impacto climático más allá de una inversión única.

En los últimos 20 años, seis de estas acciones de financiamiento y gobernanza se han completado en Bután, Brasil, Canadá, Costa Rica, Perú y ahora Colombia, movilizando más de USD$ 1.500 millones de diferentes donantes para financiar de forma permanente sistemas icónicos de áreas protegidas, cubriendo 93 millones de hectáreas y beneficiando a millones de personas.

Las crisis del cambio climático y la pérdida de biodiversidad son grandes desafíos que hoy afronta la humanidad, y solo los esfuerzos decididos y las acciones directas de conservación pueden frenarlos y revertirlos. El apoyo del Fondo Verde del Clima para Herencia Colombia es una poderosa muestra de apoyo para los países que buscan abordar estos desafíos entrelazados de una manera integral, de la mano de las comunidades.

Sumado al esfuerzo de organismos como la Junta Directiva de Fondo Verde del Clima, su Secretaría, su Panel Asesor Técnico Independiente (iTAP) y todos los socios en Colombia, Estados Unidos y otros lugares que han participado en la consecución de este hito, WWF seguirá aportando para lograr una implementación exitosa de este proyecto.

174 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.

Más en:Ambiente