Compártelo en redes

Valledupar, Cesar. Actualmente existen fuertes evidencias que indican que el aumento de la temperatura está llegando a niveles históricos, presentándose las mayores olas de calor en la región Caribe, concretamente los departamentos de La Guajira, Cesar y Magdalena. A esto se suman los desequilibrios históricos en la mayor parte de las cuentas hidrográficas del país, generando inundaciones cuando llueve o fuertes sequías en periodos de bajas precipitaciones como el que acabamos de vivir a raíz de la presencia del fenómeno de ‘El Niño’.

Solo por mencionar un dato: hoy en el departamento del Cesar la desertificación y la sequía ocupan un territorio equivalente al 70 % del área departamental y más del 80 % de la cuenca hidrográfica del río Cesar sufre de este flagelo.

Otras cifras que confirman el impacto de la contaminación ambiental en el territorio nacional, indican que Colombia emite cada año cerca de 279 millones de toneladas de CO2e, que en sumas y restas representan el 0,39 % de las emisiones del mundo.

Los sectores e industrias que más generan Gases de Efecto Invernadero (GEI), de acuerdo con el estudio Plan Integral de Gestión de Cambio Climático, realizado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, son los que trabajan directamente con los sistemas agropecuarios, que aportan el 60,81 % de las emisiones; seguidos por los sistemas productivos mineros y energéticos, 12,18 %; y el transporte, 10,58 %.

Cinco impactos negativos que enfrenta Colombia

Precisamente, para conocer el efecto que está causando el cambio climático en el país, Antonio Rudas Muñoz, director de la Maestría en Gestión Ambiental de Areandina, sede Valledupar, realizó un reciente análisis que revela los principales cinco impactos negativos que hoy enfrenta Colombia como consecuencia de la contaminación, aspectos que, de hecho, hoy tienen en alerta a las autoridades ambientales.

Primero, el aumento de la temperatura. “Solo en el caribe colombiano hay lugares en los que la sensación térmica ha subido 3 grados en los últimos 40 años; sin embargo, se cree que puede llegar a aumentar hasta 5 grados promedio”, dice Rudas.

Segundo, la disminución del caudal de agua en los ríos ha bajado entre 20 % y 40 %. “Esto pone en riesgo el agua para el consumo humano y peor aún, genera un preocupante déficit para el riego de cultivos y otras actividades industriales”, agrega.

Tercero, pérdida de cuerpos de agua como los humedales. “Esta situación se debe principalmente a las fuertes sequías y al aumento de la sedimentación de suelos arrastrados por los ríos”, explica Rudas.

Cuarto, millonarias pérdidas en la productividad agrícola. “Por ejemplo, se cree que habrá una reducción en la productividad de cultivos de maíz entre 5 % y el 15 %, causando aumento de precios de este grano y de otros productos agrícolas en general”, añade.

Quinto, aumento de fenómenos hidrometereológicos como ‘El Niño’ y ‘La Niña’, ocasionando frecuentes inundaciones o sequías extremas.

Según el director de la Maestría en Gestión Ambiental de Areandina, sede Valledupar, si no se controlan y disminuyen los efectos que está generando el cambio climático, “el aumento de la temperatura seguirá poniendo en riesgo a los ecosistemas que tienen franjas climáticas angostas como los páramos, que podrían desaparecer en poco tiempo; igualmente, deja en el limbo a los nevados, que también podrían extinguirse por esta misma causa”.

En otras palabras, todos los organismos que no soporten o no se adapten al cambio climático desaparecerán y esto corresponde a un grupo importante de seres vivos. “Es por eso que los científicos climáticos hablan de la sexta extinción masiva, donde la disponibilidad del agua para el suministro y el consumo humano disminuirá, como ya lo estamos ya sintiendo”, concluye Rudas.

Plan de acción para evitar una mayor afectación ambiental en el país

  • Aumentar las áreas protegidas en Colombia, para declarar el 30 % del territorio nacional como parque nacional natural y con ello cumplir con la meta del acuerdo de París (tratado internacional sobre el cambio climático jurídicamente vinculante el cual fue adoptado por 196 partes en la COP21 el 12 de diciembre de 2015).
  • Restaurar los ecosistemas degradados por acciones antrópicas para aumentar la resiliencia y la posibilidad de adaptación al cambio climático.
  • Mejorar los sistemas productivos para poder hacer más eficiente el uso del agua en el riego y permitir que ecosistemas hídricos tengan caudal ecológico necesario para la supervivencia de las especies acuáticas.
  • Exigir el máximo cumplimiento de determinantes ambientales relacionadas con el uso del suelo, principalmente las asociadas a la protección de las rondas hídricas.
  • Concientizar a la comunidad frente a la protección de los recursos naturales, mediante la implementación de diversas estrategias y campañas de educación ambiental que incluyan la intervención desde el aula a niños, veedores ambientales, estudiantes universitarios y ciudadanía en general.
118 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.

Más en:Ambiente