Compártelo en redes

Bogotá. Cargill, a través de su negocio de proteína Latinoamérica, anuncia junto a sus colaboradores internos y sus socios integrados del sector avícola, que ha sido admitida en el “Club 500”. Una distinción que se otorga a las granjas que han logrado sobresalir al alcanzar un índice de eficiencia superior a 500 puntos. El término “500 EPEF” en el sector avícola se refiere a un indicador de rendimiento llamado: “Factor Europeo de Eficiencia de Producción”. Este índice se utiliza para medir la eficiencia de la producción en la industria avícola, específicamente en la cría de pollos para consumo.

Dicho índice refleja un alto nivel de optimización en la gestión avícola abarcando aspectos como la productividad, la sostenibilidad ambiental y el bienestar animal. Ser miembro del Club 500 no solo reconoce el éxito de estas granjas en maximizar su eficiencia, sino que también implica beneficios adicionales, como acceso a recursos de investigación y la oportunidad de conectar con otras granjas líderes. Este reconocimiento también simboliza el compromiso de Cargill con la generación de empleo, la tecnología y la innovación.

“El éxito alcanzado no podría haber sido posible sin el trabajo en equipo y la colaboración entre las áreas de avicultura y servicio, así como los socios integrados de la compañía. Nuestro enfoque en el manejo responsable de las aves, la atención meticulosa a cada proceso y la búsqueda constante de eficiencia operativa, son prácticas que nos distinguen y nos permiten superar el índice de eficiencia europea de 500 puntos. Además, esto nos da una profunda experiencia y una visión a largo plazo sobre la alimentación y la agricultura”, afirmó José Fonseca, director de Agricultura de Cargill Colombia.

¿Qué impacto social, ambiental y económico tiene este reconocimiento?

El impacto de esta distinción va más allá de los límites de la compañía, ya que beneficia a la comunidad, la economía local y a la naturaleza. En esta ocasión, se han reconocido dos nuevas granjas en Cali (Granja Rouse y Girasol) y dos en Santander (Avictrans y Agro Anaime) como miembros del Club 500. Lo cual trae consigo que los socios integrados obtengan un retorno significativo de sus inversiones, promoviendo el desarrollo de proyectos y la construcción de nuevas instalaciones avícolas, además de contribuir a una mayor eficiencia en los costos de producción. Dichos socios integrados y los colaboradores internos de las granjas se benefician económicamente a través del pago por el “Factor de Eficiencia Europeo”, así como del reconocimiento local y regional por sus altos estándares de producción y calidad. Esto impulsa a Cargill a seguir haciendo lo correcto, no solo para hoy, sino para las generaciones venideras.

Este reconocimiento marca un nuevo capítulo en la historia de Cargill y de la industria avícola, donde la excelencia y la sostenibilidad van de la mano para seguir alimentando al mundo de forma segura, responsable y sostenible.

137 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.

Más en:Pecuario