ExSecretario de Cultura de Buenavista. Gestor cultural.

Por Oscar Meléndres Garcés.

Desde sus inicios el corregimiento de Puerto Córdoba ha sido protagonista de la historia del municipio de Buenavista. La marcada participación de reconocidos líderes en las lides políticas y electorales, además de una constante presencia en los torneos municipales de fútbol despertaron, en alto grado, el sentido de pertenencia y la identidad de la comunidad de la zona urbana por esta población ubicada a orillas del río San Jorge.

La época dorada de este corregimiento se vivió en la década de los setenta. La producción pesquera que se generaba en el majestuoso amigo de la comunidad era incalculable.

Grandes camiones bajaban a las playas a cargar el producto que hombres curtidos por el sol le extraían al seno del río.

La escena cotidiana que se vivía de lunes a domingo era un movimiento comercial de enormes proporciones. Poco a poco la madre naturaleza fue sintiendo los estragos causados a manos de hombres que, en su afán desmesurado de riqueza, irrespetaron las tallas mínimas de los peces para la comercialización.

Con el paso de los años no volvieron a cargar producto y los pescadores tuvieron que conformarse con escasamente encontrar el producto para el auto consumo.

Esta es la realidad que hoy afrontan todas las poblaciones ribereñas ubicadas a lo largo de la cuenca hidrográfica.

El festival y reinado de la chica verano que se lleva a cabo entre los meses de febrero y marzo, la festividad en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre son las actividades con mayor trayectoria y las que mayor contribución han hecho a la identidad de esta comunidad debido a la cantidad de visitantes que se recibe en cada una de las celebraciones.

La principal actividad para la dinamización de la economía en Puerto Córdoba es la pesca. Este colectivo social ha encontrado en el río San Jorge su principal aliado. Las mejores vivencias que han tenido los oriundos de este territorio sin lugar a dudas tienen relación estrecha con el afluente.

Personajes como María Arrieta, Ruby Díaz, Diocelina Monterrosa y el popular Mancilla aún son recordados por un grueso de la comunidad debido al impacto generado a partir del liderazgo que ejercieron en favor de sus coterráneos. A estos personajes les atribuyen éxitos en luchas dadas desde escenarios sociales y políticos.

Pero indudablemente el deporte del fútbol tiene un referente no solo para el corregimiento de Puerto Córdoba sino para todo el territorio municipal. Es imposible recorrer las rutas del recuerdo de esta disciplina en Buenavista sin traer a colación el nombre de Benito López, un extraordinario delantero que por la década de los ochenta impregnó de triunfo a todos los oncenos en los cuales era alineado.

Este jugador hizo parte de las representaciones de Buenavista en torneos como La Copa del San Jorge y el extinto campeonato departamental.

El tiempo ha pasado y el liderazgo de nuevos personajes comienza a aparecer. Los habitantes de esta comunidad pretenden encontrar en estos nuevos protagonistas los voceros de sus necesidades, los gestores de las soluciones que requieren, en diferentes aspectos, y los orientadores para, en conjunto, construir un futuro promisorio.

Más allá de lo que se pueda pensar, creer o decir sobre este corregimiento hay que sentir orgullo por este pedacito de tierra, hay que sentir orgullo por sus habitantes que han sido una muestra de grandes luchadores, unos héroes que, año tras año, sufren los embates de la naturaleza y aun así son capaces de hacer parir a la tierra productos como sandía y hortalizas que en su gran mayoría se van a mercados de grandes ciudades.

Entre alboradas llenas de brillos espléndidos y atardeceres llenos de arreboles va pasando cada jornada de estos hombres y mujeres que construyen desde su territorio esa Colombia profunda que permanece en el olvido y que solamente son tenidas en cuenta para nutrir estadísticas que, poco o nada, contribuyen a las soluciones estructurales que se requieren.

Pero existe la claridad absoluta de que Puerto Córdoba se convierte en las puertas abiertas de Buenavista. Las puertas abiertas que reciben y despiden a todos los que transitan desde y hacia el interior del país.

Cuál es tu reacción?

Emocionado
4
Feliz
18
Enamorado
3
No estoy seguro
0
Tonto
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 COMENTARIOS

  1. Como siempre don Óscar, con mucho interés leí su texto sobre Puerto Córdoba y la verdad sólo algo había oído sobre está población. Pero ahora me doy cuenta, gracias a usted, que se trata de un sitio que sin saberlo he visitado varias veces. Bueno, si es que no estoy confundiendo lo con lo que está al lado del puente San Jorge sobre la troncal, lugar que he visitado y he estado unas horas. Su descripción del sitio y su narración del historial de ese lugar, me sobrecogieron pues allí efectivamente era lugar de compra de cantidad de pescado de tamaño grande que mi padre en años lejanos compraba para llevar a Medellín en Camiones refrigerados. Su crónica es algo muy interesante pues se percibe el cambio que ha tenido ese lugar y la necesidad de crear proyectos que ayuden a recuperar ese sitio tan importante. De nuevo mis más sinceras felicitaciones por ese trabajo Periodista tan importante que usted cada domingo nos comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Opinión