Compártelo en redes

ExSecretario de Cultura de Buenavista. Gestor cultural.

Por Óscar Melendres Garcés.
Con una nutrida asistencia se llevó a cabo el lanzamiento del libro Buenavista Visible, proyecto que contó con el apoyo del Programa Nacional de Concertación del Ministerio de Cultura.
En marco del lanzamiento de esta obra se llevó a cabo una jornada de Arte al Parque que estuvo protagonizada por más de sesenta artistas en escena y que representó varias manifestaciones.
Quiero compartir con mis lectores el texto con el que presento este nuevo libro que sale a la luz.

Palabras del autor:
Se apretuja la nostalgia en mi corazón al remembrar tiempos idos en los que, junto a mis amigos de infancia, recorrí las polvorientas calles de un pueblo que golpea de sensaciones cada minuto de mi vida.

Este pueblo de aguas diversas por las que viajan sin retorno los olores a mango, limón, piña y melón, es mi pueblo. El que José Rojas fundó, el mismo que en su suelo teje la esperanza de hombres y mujeres para que sus hijos tengan un futuro mejor.

Pueblo de fértiles valles en los que la laboriosidad del hombre nativo fecunda la tierra con productos que van a diferentes mercados del país. Valles que, además, extasían mi andar al recorrerlos porque encuentro en ellos un plácido tramo que me conforta el alma. Valles que me regalan arreboles y crepúsculos como espectáculos sin par en procura de apaciguar los afanes de la vida.

Pueblo de paisajes en los que, al sumergirme entre la ruralidad del territorio, me lleno de esperanzas, me nutro el alma y me fortalezco el espíritu. Cada recorrido que realizo por estas marañas de lugares escondidos me enseña una nueva postal para la colección de mis recuerdos.

Pueblo corazón de una región, en el que se construye identidad a base de una diversa manera de ver y entender el mundo, pero, sobre todo, se construye identidad con base al respeto por manifestaciones que nos impulsan a proyectarnos ante el resto de la humanidad, esas mismas que nos han llevado a convertirnos en la Ventana Cultural del San Jorge.

Pueblo en el que muchos han aportado para su crecimiento. Varios de esos protagonistas ya no están entre nosotros, pero nos legaron la responsabilidad de amar y seguir construyendo esta joven sociedad a la que le debo lo que soy.

Imposible olvidar a quienes gestaron la municipalización de este pedazo de suelo y qué decir del sitial de honor que ocupan en la historia local todos aquellos hijos ilustres que, en su paso, por la tierra cumplieron la misión de hacer grande este pueblo.

Me duelen los ausentes, aquellos que, por temas laborales, han desertado. Esa presencia vestida de ausencia les ha privado ser testigos presenciales de cada centímetro de crecimiento que ha tenido Buenavista. Conozco de muchos que aún en la distancia nutren nuestras ideas, alimentan nuestros pensamientos y participan de manera permanente de dicho crecimiento.

Esta es mi tierra hermosa. En ella hilvano mis sueños al recorrerla en medio del disfrute que genera la certeza de que en el próximo paraje encontraré la mirada franca y la sonrisa sincera de personas que a través de un gran abrazo y una buena charla me han hecho comprender que indudablemente lo más valioso que tiene Buenavista es su gente.

A estas alturas de mi existencia solo atino a reafirmar desde las profundidades de mi alma la icónica frase que Adolfo Pacheco inmortalizó en una vieja canción, la misma que ahora quiero expresar con el pecho abierto y a todo pulmón: “A mi pueblo no lo llego a cambiar ni por un imperio”.

8 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
20
Feliz
11
Me gusta
3
No estoy seguro
3
Ridículo
1

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 COMENTARIOS

  1. Muy hermoso todo lo que haces Oscar dios te bendiga siempre

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Opinión