Compártelo en redes

Por Óscar Melendres

Redacción. Me gusta el ambiente de fiesta en mi pueblo. Las mujeres de mi tierra lucen más hermosas que de costumbre y en su andar derrochan un glamour que embelese hasta al más desprevenido.

La fiesta que vive Buenavista por estos días ratifica esa esencia caribe que corre por la sangre del buenavistero. Cabalgata, alborada y corraleja han sido la excusa para que amigos efusivamente se envuelvan en abrazos y entre tragos lancen guapirreos para que surquen los cielos de esta tierra bendita al ritmo de porros y fandangos entonados por las bandas que amenizan el ambiente.

Me gusta el ambiente de fiesta en mi pueblo porque se dinamiza el ecosistema de la economía, hotelería copada, discotecas a reventar y aumenta el consumo de la oferta gastronómica que disponen los emprendedores que han optado por esta importante actividad.

Me gusta este ambiente, además, porque se vive en paz y armonía, con respeto y tolerancia. Se vive un ambiente que envuelve, que contagia y que invita al goce y al disfrute de una tradición centenaria.

Buenavista está de fiesta y uno de los aspectos que más me gusta es que el pueblo recibe, por estos días, a miles de visitantes y estos se llevan la imagen de un pueblo que progresa, que avanza de manera integral, que es un municipio definido en el componente urbanístico en el que se nota el trabajo constante y articulado entre los diferentes estamentos de la sociedad.

Me gusta el ambiente de fiesta en mi pueblo, porque se respira un ambiente de amistad y de familia, en el que propios y visitantes se conjugan en una parranda que se extiende por todos los sectores del pueblo. Se goza, se disfruta, se parrandea “sabroso” sin distingos de ninguna índole.

Fiestas como las corralejas no deben morir. Buenavista vive de la mejor manera esta creación de antepasados que encontraron en esta manifestación una forma de integrar a los pueblos y nuestro municipio tiene familias que históricamente se han caracterizado por su identidad arraigada con la fiesta brava. Generaciones que, desde jóvenes, recorren diferentes pueblos ejecutando el arte de la garrocha y la pasión por los caballos, protagonistas esenciales de las corralejas.

Buenavista está de fiesta y sobre todas las cosas me gusta la actitud de los hombres y las mujeres de mi pueblo. Aprestan a los integrantes de las familias desde tempranas edades para que la tradición continúe de generación en generación, se gozan de la mejor manera estas festividades y alzan la voz para que no mueran las corralejas.


Compártelo en redes

What is your reaction?

Excited
10
Happy
16
In Love
2
Not Sure
0
Silly
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 COMENTARIOS

  1. Felicitaciónes, exelente nota para disfrutar.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Opinión