Fotos: Sancho BDDO

Bogotá. En el Día Mundial de la Alimentación, WWF Colombia hace un llamado a comprender la estrecha relación que la alimentación tiene con la naturaleza e invita a los colombianos a comer local, más variado y a evitar el desperdicio a través de sencillas acciones.

La producción de alimentos utiliza el 34% de la tierra y el 70% del agua dulce disponibles, pero al tiempo impulsa la deforestación y la conversión de ecosistemas naturales, la pérdida de biodiversidad y la erosión del suelo. Así mismo, genera el 29% de las emisiones de gases efecto invernadero globales, responsables del cambio climático.

Además, los sistemas alimentarios no están haciendo que las personas estén saludables: más de 2.000 millones son obesas o tienen sobrepeso a nivel global, y a la vez, 690 millones de personas pasan hambre. Sin embargo, el 40% de la comida que se produce no se consume, y en Colombia el desperdicio en los hogares se calcula en 1,5 millones de toneladas anuales, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP).

Aunque existen diferentes alternativas y necesidades de alimentación, en el Día Mundial de la Alimentación, WWF Colombia comparte 3 guías básicas que cualquier colombiano puede tener en cuenta a la hora de comer con conciencia ambiental.

Comer local

Al preferir alimentos producidos en Colombia, y de preferencia producidos o cultivados lo más cerca de casa, y con buenas prácticas, se puede reducir la generación de emisiones de gases efecto invernadero, aquellos que calientan al planeta y causan el cambio climático. Solo basta pensar en las emisiones de barcos, camiones y aviones que atraviesan el mundo para transportar alimentos de un lado a otro. Un porcentaje de estas emisiones asociadas al transporte puede reducirse si más personas comen local. Por supuesto, comer alimentos importados es posible y una opción a la que se tiene acceso; lo importante es hacerlo de manera consciente.

¿Qué hacer?

  • Antes de comprar un producto vale la pena preguntar de dónde viene, cómo fue producido o revisar la etiqueta.
  • Al visitar un restaurante, prefiera aquellos platos que incluyen ingredientes colombianos, y mejor si cuentan con algún atributo como orgánico o de temporada.
  • Al elegir un pescado, prefiera la pesca colombiana; mejor si es artesanal y sostenible.
  • Hacer uso de las iniciativas que conectan a clientes con productores locales, como los mercados campesinos.
WWF-desperdiciodefrutas-Sancho BDDO

La forma en que se guardan los alimentos en la nevera ayuda a que se conserven mejor y no se dañen.

Comer variado

Desde inicios del siglo 20, cerca del 75 % de la variedad de cultivos del mundo ha desaparecido de los campos de los agricultores y solo nueve representan el 66% del total de la producción agrícola. Aunque el hombre ha llegado a cultivar al menos 6.000 especies de plantas, los principales cultivos globales son solo tres: arroz, trigo y maíz. Esta forma poco variada de producción implica un mayor desgaste para el suelo y sus nutrientes, la pérdida de variedades de alimentos y la cultura en torno a ellos, y en ocasiones, un mayor uso de fertilizantes, algunos, generadores de gases efecto invernadero.

¿Qué hacer?

  • Incluir más frutas y verduras en su alimentación diaria, lo recomendado son 400 gramos. Según los expertos, estos deben ocupar al menos la mitad del plato.
  • Incorporar un alimento que se consuma de manera poco frecuente cada vez que haga mercado.
  • Elegir más alimentos frescos y menos procesados, pues estos requieren de menos recursos para producirse.
  • Apoyar a los campesinos que cultivan variedades diferentes de un alimento; están rescatando semillas y alimentos que de otra forma podrían desaparecer.

No desperdiciar

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) calculó que cada año en el país se pierde o desperdicia el 34% de los alimentos producidos. Pero los colombianos parecen no querer hablar de esta situación. En una reciente investigación realizada por WWF en 8 ciudades del país, un 31,6% de los encuestados, manifiesta no desechar comida, afirmación que parece contrastar con la realidad, pues según cifras del DNP el desperdicio en los hogares colombianos se calcula en 1,5 millones de toneladas anuales, equivalente a 32 kilos per cápita.

No obstante, estos afirman que la posibilidad de ahorrar dinero con un 42% y el querer administrar su hogar de manera más eficiente con un 46% son dos de las principales razones que los llevarían a reducir la cantidad de alimento que se desperdicia en su hogar, lo que indica que todavía no hay consciencia sobre el impacto que nuestra alimentación tiene en la naturaleza.

¿Qué hacer?

  • Comprar alimentos frescos como frutas y verduras con más frecuencia, en vez de una gran cantidad, pues esta es la comida que más se desperdicia en Colombia.
  • Evitar manipular en exceso los alimentos para verificar su estado de madurez: esto hace que se dañen más rápido.
  • Aprender cuál es la manera adecuada de almacenar los alimentos frescos.

Por ejemplo, los bananos deben almacenarse lejos de otras frutas para retrasar su maduración y, en lo posible, colgados.

  • Reducir las porciones y permitir que cada miembro de la familia se sirva directamente, de acuerdo a su apetito.
  • Si sobra comida al visitar un restaurante, siempre pedir para llevar. Eso sí, ojo con los recipientes, el icopor debe ser un NO rotundo.
  • Revisar nuevas maneras de usar las frutas o verduras sobre-maduras: salsas, postres, panes, batidos son opciones para evitar que éstas lleguen a la caneca.
  • Investigar recetas para usar creativamente las sobras y gestionarlas de manera segura.

Empezar con estas simples prácticas es una forma efectiva en la que los colombianos pueden aportar y empezar a tener una alimentación dentro de los límites planetarios. Es preciso anotar que no existe una sola manera de alimentarse sosteniblemente, pues la geografía, la cultura, la tradición, la disponibilidad y la asequibilidad influyen en las elecciones que cada persona hace a la hora de comer.

También, es relevante tener presente que, para proteger nuestra comida, también necesitamos cuidar la naturaleza. Los sistemas alimentarios dependen de procesos naturales como la polinización, el mantenimiento de suelos, el control de plagas, la regulación del agua, los sumideros de carbono y la conservación de los hábitats para la vida silvestre. Por lo tanto, revertir la pérdida de biodiversidad es esencial para salvaguardar los alimentos a largo plazo.

Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Tonto
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Ambiente