Compártelo en redes

Valencia, Córdoba. El balance que hoy sacan las víctimas del conflicto armado en Valencia que hacen parte del proyecto de papaya de la Asociación Agroecológica de Productores y Comercializadores del Alto Sinú (Appalsi), financiado por la Agencia de Renovación del Territorio (ART) con recursos del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet), es positivo por donde se le mire.

Primero, alcanzaron a sembrar las 40 hectáreas que estaban programadas en el proyecto. Dos, están recogiendo los frutos de la siembra de las primeras 10 hectáreas que les ha dado excelentes resultados económicos, tanto así, que les ha alcanzado para reinvertir en el proyecto.

Aunque son conscientes que todavía les falta un trecho por recorrer, por lo menos, ya saben que iniciaron el camino para ser emprendedores del campo.

“El objetivo era ir sembrando de 10 en 10 las hectáreas, pero tuvimos inconveniente con la semilla porque no había en el país y tocó disminuir el número de hectáreas, pero se superó y ahora ya estamos pensando en sembrar otras hectáreas más de las 40. Agregar unas 15 hectáreas y luego otras para terminar el año con unas 100 hectáreas sembradas”, explica Edilberto Enrique Flórez Rojas, representante legal de Appalsi, quien con mucho entusiasmo habla del proyecto que les ha cambiado la vida.

La papaya que es hoy recolectada en la zona del cultivo debe ser transportada en hombros hasta el lugar donde se lava y empaca con un recorrido largo, pero pronto los operarios, que son personas de la zona contratadas para esta labor, no tendrán que hacer largas travesías para llevar la fruta cuando se ponga en funcionamiento el cable vía.

En este momento deberían estar sembrando nuevamente en el terreno donde en abril del año pasado iniciaron la siembra, pero por la falta de semillas a tiempo, decidieron sembrar plátano, semillas que fueron compradas con parte de los dividendos obtenidos con la venta de la papaya.

Pero no solo el dinero les alcanzó para esa reinversión sino también para caseta, centro de lavado de la papaya, vivero, que está en construcción y arreglo de la vía para llegar al cultivo.

Venta interna

Por ahora, Appalsi vende su papaya en el mercado nacional, pero su objetivo final es lograr que ese producto que sale de Valencia llegue nuevamente, como en alguna oportunidad ocurrió, al mercado internacional. Para ello necesitan tener la certificación del ICA como predio exportador, de ahí su interés en lograr que la siembra se haga en el lote donde están para poder tener la certificación.

Los primeros pasos ya están dados, de acuerdo con lo manifestado por Flórez Rojas, que es tener un ingeniero agrónomo que los acompañe en el cumplimiento de los requisitos y también les haga la asistencia técnica. Están en esos pasos de la contratación. También deben tener una zona de empaque debidamente instalada, que es el packing house contemplado dentro del proyecto y que se hará en predios de propiedad de la Asociación.

Este proyecto financiado por el Pdet, les dio el impulso, los hizo creer que podían ser emprendedores del campo, lo que hoy saben que son.

PapayadeValencia-EdilbertoFlórezRojas

Edilberto Flórez Rojas, representante legal de Appalsi. Al fondo las primeras hectáreas sembradas con papaya que ahora tienen sembrado plátano.

Más de 3 mil millones en inversión

Valencia como municipio Pdet, la Agencia de Renovación del Territorio (ART) los apoya con 3.450 millones de pesos para el establecimiento de 40 hectáreas de papaya, placa huella entre Las Nubes – Florisanto y apoyo financiero para 8 emprendimientos que están funcionando en el área donde hay papaya sembrada.

De los 3.450 millones del proyecto general, 1.343 estaban destinados para la siembra de las 40 hectáreas de papaya (que también contempla insumos agrícolas, acometidas eléctricas, orientación técnica, social, económica, apoyo en comercialización, cable vía) que aporta la ART; por su parte, los beneficiarios aportaron como contrapartida 740 millones de pesos representados en mano de obra.

El terreno en el que sembraron no es de la Asociación, lo tienen arrendado por cinco años porque tienen la opción de compra. Ese es el objetivo, comprarlo para que pertenezca a las cien familias beneficiarias de este proyecto de la ART. La Agencia los apoyó durante un año, pero su proyección es a 5 años porque van a tener un fondo rotatorio para seguir sembrando.

85 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
1
Feliz
1
Me gusta
1
No estoy seguro
1
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Agricultura