Compártelo en redes

Cali, Valle del Cauca. En un contexto donde la agroindustria se erige como un pilar fundamental para la seguridad alimentaria y el desarrollo económico, la innovación se convierte en la fuerza motriz que impulsa la transformación. Pensando en esto, Cargill tiene en su ADN la implementación de innovaciones tecnológicas en el sector agroindustrial en Colombia, con el propósito de dar respuestas a sus consumidores y clientes, encontrando un camino hacia la eficiencia, sostenibilidad y productividad.

Algunas de las principales acciones novedosas que se han adelantado desde la compañía en este sector responden a:

Plantas tecnificadas

La planta Incubadora ubicada en Mahates en Bolívar cuenta con tecnología de carga única y es una de las plantas más automatizadas de Cargill en el mundo.

La planta posee un equipo de vacunación InOvo (es decir, al embrión, desde el huevo) y transferencia automática que permite mejorar la calidad microbiológica e inmunidad para lograr una mayor protección para el ave, ante enfermedades. Cargill desarrolla métodos de procesamiento de alimentos más seguros, que incluyen maneras únicas de eliminar bacterias perjudiciales. Al mismo tiempo, cuenta con incubadoras con tecnología de carga única que permiten limpieza y desinfección, así como mayor eficiencia en el cumplimiento de los requerimientos de temperatura y humedad del embrión.

Innovación en procesos de empaque

Inversiones significativas en tecnologías de congelamiento de última generación, han logrado reducir ciclos de congelamiento, mejorando el control de temperaturas y asegurando productos de alta calidad. Además, se han implementado empaques como el Claripack, el cual permite la retención evitando derrame de líquidos, y resaltando los atributos de frescura del producto durante su distribución a lo largo de la cadena de valor.

La empresa también ha liderado la introducción de un innovador empaque al vacío hermético que garantiza la frescura del pollo, preservando su integridad y sabor hasta llegar a las mesas de los consumidores.

Hay tendencias emergentes en la industria y Cargill se está adaptando, optimizando el manejo de los recursos de data para implementar mejoras y novedades en sus procesos, así como identificarse con un consumidor cada vez más informado e interesado en el origen y contenido de los productos.

Al respecto, Sebastián Holmann, director de Estrategia y Desarrollo de Negocio en Cargill, sostiene: “Cargill, al estar verticalmente integrado desde el origen de los granos que se transforman en alimento para nuestras aves, hasta la entrega de la proteína a nuestros clientes, nos permite tener una visibilidad completa de la cadena. Y para fortalecer esta visibilidad contamos con un ecosistema digital moderno que constantemente actualizamos con el fin de aprovechar cada vez mejor el flujo de información que podemos obtener de nuestro negocio”.

Innovación en la cadena de suministros

Se han efectuado inversiones adicionales en tecnología destinada al bienestar y la productividad del personal. Un ejemplo destacado es la implementación de sensores de proximidad en los equipos de carga móviles, como los montacargas. Estos sensores, instalados en almacenes de alto flujo, aseguran la seguridad de los empleados y mejoran la eficiencia en los desplazamientos dentro del centro de distribución.

Una de las principales innovaciones tecnológicas implementadas en la compañía, es la adopción del nuevo sistema ERP SAP, con múltiples beneficios clave. En primer lugar, SAP mejora la visibilidad y control de las operaciones en la cadena de suministro al proporcionar información en tiempo real. Esta data permite tomar decisiones más informadas, minimizando riesgos y optimizando la eficiencia en toda la cadena.

Según datos de Bain & Company, las empresas que se centran en las prácticas innovadoras, éticas, medioambientales y laborales dentro de sus cadenas de suministro son 80% más rentables.

Inocuidad alimentaria

En los últimos 15 años, la Compañía ha destinado una inversión superior a los USD 1000 millones en iniciativas de seguridad alimentaria en los lugares donde opera a nivel global. Esto incluye la implementación de nuevas tecnologías, mejoras en los protocolos de seguridad alimentaria y una capacitación más extensa y mejorada.

Dentro de la búsqueda constante para mejorar la seguridad de los productos de pollo de Cargill, el equipo de seguridad alimentaria, calidad y regulación implementa diversas iniciativas, entre las que se destacan la pasteurización térmica y la evaluación de umbrales, entre otras.

Ahorro eficiente de recursos

En los últimos años, la empresa ha estado implementando una estrategia centrada en la sostenibilidad en todas las operaciones. Desde la gestión operativa hasta el mantenimiento, se ha abordado con un enfoque claro en eficiencia e innovación.

Al respecto Juan Hernández, director de operaciones en Cargill, comenta: “Hemos llevado a cabo proyectos significativos en este ámbito: El Proyecto Smart Manufacturing que nos brindará la capacidad de contar con indicadores automáticos de consumo en nuestras operaciones, lo que, a su vez, nos permitirá tomar decisiones de manera más ágil y concentrarnos en los procesos de mayor valor para nuestros clientes. Este proyecto también generará eficiencias significativas al automatizar la recopilación de datos, resultando en ahorros sustanciales en el consumo de agua, energía y vapor”.

Visión al futuro

Apostar por una fuerza laboral que crea en la innovación es parte del trabajo. Es por ello por lo que, en colaboración con instituciones educativas como la universidad Icesi, Cargill entrega becas para la formación y capacitación de futuros ingenieros industriales y especialistas en bioingeniería e innovación. Este esfuerzo tiene como objetivo preparar a estos profesionales para integrarlos en sus equipos, contribuyendo al desarrollo de los jóvenes, y fortalecer su base de empleados.

Sin embargo, en Colombia hay un camino pendiente por seguir trazando. La colaboración entre los gremios y el gobierno se erige como una clave maestra para trazar estrategias de largo aliento, permitiendo que el país enfrente retos y saque partido de oportunidades. Entre las más atractivas se vislumbra el despliegue del potencial agroindustrial colombiano, basado en fortalezas de conocimiento, innovación e infraestructura, hacia nuevos horizontes de exportación: “Uno de los grandes desafíos de la agroindustria colombiana es su dependencia de insumos importados. Estos insumos tienen precios en dólares, y dada la volatilidad en la tasa de cambio y la devaluación acumulada de los últimos años, ponen presión a los costos de producción. Desde Cargill, buscamos apalancarnos en tecnologías de procesos y sistemas, y en una cultura de mejora continua, para obtener eficiencias en nuestras operaciones que nos permitan sobrellevar las presiones inflacionarias y para mantenernos competitivos en el mercado al no tener que trasladar la totalidad de los impactos a precio”, sostuvo Holmann.

En cuanto a los desafíos y oportunidades en este sector, Sebastián Holmann, abordó los temas de manera directa: “Una de las oportunidades más relevantes, es poder aprovechar el potencial agroindustrial de Colombia para entrar a nuevos mercados de exportación. La ubicación geográfica privilegiada del país y la competitividad del sector son una fórmula ganadora, pero requiere de una agenda sostenida de desarrollo y continuidad entre administraciones. Esto nos permite expandir las capacidades más allá de las oportunidades domésticas, generando más empleo e inversión, y atrayendo más recursos al país”, concluyó.

98 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.

Más en:Economía