Compártelo en redes

Bogotá. En los últimos dos años el mundo ha sido impactado por situaciones totalmente inimaginables. Se vieron los efectos de la pandemia de Covid-19, el cambio climático y la guerra entre Rusia y Ucrania. Tales hechos han despertado en la sociedad la reflexión sobre lo que depara el futuro. Y, en el caso del entorno empresarial, los últimos acontecimientos han reforzado la necesidad de repensar las estrategias y modelos de gestión utilizados, así como su eficacia en periodos de inestabilidad. En este contexto, Seidor Colombia comparte la nueva tendencia ESG que está impactando a millones de compañias alrededor del mundo.

“El ESG, que es la abreviatura del término inglés “Environmental, Social and Governance”, cobra relevancia, pues destaca la importancia de que las empresas asuman un verdadero compromiso con las causas socioambientales a la hora de definir estrategias. Después de todo, esta cultura, cuando está bien implementada, brinda diversos beneficios para la sociedad, las empresas y las naciones, especialmente en el contexto de la globalización”, señaló Fabiano Sant Ana, jefe de ESG en Seidor Brasil.

ESG gana cada vez más protagonismo en el mundo. El concepto de Sostenibilidad creció un 292% en el ranking y es una prioridad para los CEOs globales de acuerdo con Seidor Colombia. Sobre todo, porque el concepto hace justicia al valor de incorporar los tres ítems -Ambiental, Social y de Gobernanza- que llevan sus siglas en las prácticas de gestión, que sirven como parámetros para evaluar y fortalecer las relaciones comerciales.

“No es casualidad que el tema esté siendo ampliamente discutido, en charlas con especialistas se muestra por qué el tema de la sustentabilidad es hoy uno de los principales desafíos de los directores de empresas y se discute la importancia de las prácticas socioambientales, pues, según la proyección del Foro Económico Mundial, se estima que para 2050, el cambio climático reducirá el PIB mundial hasta en un 18%. Ante esto, las empresas se alertan para repensar sus estrategias, pues, si antes desarrollar acciones sustentables se consideraba opcional, en la actualidad, ya no lo es”, dijo Sant Ana.

Actualmente  la exigencia de las organizaciones de adherirse a prácticas a favor de la sustentabilidad es más común “Tenemos claros ejemplos del mercado internacional que ya adhiere internamente a las medidas, donde solo venden productos con naciones que también están ávidamente comprometidas con la causa ambiental”, expresó Sant Ana.

¿Qué pasa en Colombia?

En Colombia y países de la región, la adopción de buenas prácticas incide hasta en un 87% en la decisión de inversionistas extranjeros. De acuerdo a la Normativa de Desarrollo Sostenible en Colombia el Estado promueve el cuidado y protección del agua, del aire, de la flora y fauna, además del uso y cuidado del suelo.

“Las empresas deben orientar sus esfuerzos para alinearse con estos objetivos, no solo porque sea una ley, sino porque realmente debemos ser conscientes de la situación ambiental”, advirtió Seidor Colombia.

De igual manera, de acuerdo al Ministerio de Ambiente, “la Ley de Acción Climática, busca crear medidas mínimas a corto, mediano y largo plazo que le permitan alcanzar al país la carbono neutralidad a 2050, es decir, que Colombia pueda compensar sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”.

“Todos estos aspectos y elementos citados corroboran el papel destacado de los ESG para el cumplimiento y concreción de dichos objetivos. El modelo de gestión intrínseco en la práctica ESG permite y asegura la implementación de las mejores prácticas de gestión, permeando entre los conceptos de responsabilidad social, ambiental y de gobierno”, dijo Seidor Colombia.

Además, el ESG fomenta la integración de recursos y tecnologías para cumplir con las obligaciones de manera que beneficie a todos los involucrados. Sin embargo, aún en medio de la popularidad, es necesario tener cuidado con la desinformación que pueda surgir en el camino, transmitiendo un mensaje erróneo sobre cómo implementar ESG en las empresas según Seidor.

“Para las empresas que buscan adherirse y establecer una cultura ESG en su gestión, es necesario iniciar el proceso con su equipo, lo que implica invertir en preparación y capacitación a lo largo de este camino, lo que traerá beneficios a largo plazo. En este proceso, el apoyo de consultores especializados en este segmento es una excelente alternativa para ayudar en la implementación de medidas y acceso a enfoques efectivos”, concluyó Seidor Colombia.

¿Cómo funciona?

A partir de un diagnóstico de negocio, es posible posicionar a la empresa de acuerdo con las oportunidades de mercado y orientaciones para la definición de estrategias y toma de decisiones integradas en los ESG. Estas prácticas permiten una serie de beneficios, siempre y cuando la organización demuestre sus acciones positivas. Sin embargo, aún existe mucho trabajo en el proceso de concientización y cultura.

245 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Ambiente