Compártelo en redes

Chinú, Córdoba. Entre cuatro mil y cinco mil panelas salen semanalmente de los cuatro trapiches artesanales que hay en el corregimiento El Tigre en el municipio de Chinú. Teniendo en cuenta esa cantidad de panela que sale de esta zona es que la Asociación de Productores de Caña y Panela de El Tigre (Asoprocapati) busca obtener los recursos que necesitan para mejorar su producción.

De acuerdo con el presidente de la organización de productores, Gabriel Díaz Tejada, lo que están necesitando es un trapiche industrial, un horno, cuatro pailas en acero inoxidable esto con el fin de hacer la panela cumpliendo las exigencias sanitarias actuales que les permita obtener el registro Invima para ampliar su mercado.

La elaboración de la panela de la Asociación es un Negocio Verde porque todo se hace naturalmente, además de que se desarrollan la economía circular toda vez que todo lo que sale de la caña de azúcar es aprovechado.

En el corregimiento hay sembradas aproximadamente 35 hectáreas de caña de azúcar que permiten mantener una producción semanal de panela.

Este trapiche fue donado por la CVS a la Asociación de Productores de Caña y Panela de El Tigre el cual es alquilado a los paneleros.

El fuego en el horno es mantenido con el bagazo de la caña y muy poca madera. Se maneja una economía circular porque nada se pierde.

Por ser negocio verde han contado con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS) que les donó el trapiche que hoy tiene la Asociación, y además les dio utensilios de oficina, paneles solares para la oficina y la construcción de la misma.

“Hemos participado en varias convocatorias de ministerio de Agricultura, pero no hemos contando con suerte para lograr los recursos que nos permitan mejorar la producción. El potencial que hay en esta zona es grande, solo necesitamos un empujón para que nuestra producción pueda llegar a otros escenarios de comercialización y no solo quedarse en el territorio de Chinú y los municipios cercanos”, manifestó Díaz Tejada.

Una vez el guarapo de la caña hierve en las pailas y llegan a un punto de cocción este se echa a un bote para revolverlo hasta que tome el punto preciso para convertirse en panela. Gabriel Díaz dice que a veces no se logra ese punto.

La panela que sale de El Tigre es protegida con hoja de bijao y así se comercializa. Es decir, sigue siendo un producto sostenible.

Los 30 miembros de Asoprocapati esperan que el Gobierno les dé la mano para terminar la casa, que está en lote propiedad de la organización, donde tienen proyectado montar el trapiche de la asociación. Cuentan con energía solar y equipos de oficina donados por la CVS por ser reconocido como un negocio verde.

Subproductos

De la caña de azúcar no solo se saca la panela, sino que también se aprovechan otros subproductos como son el bagazo que es usado para mantener el fuego en el horno, el guarapo y la miel de caña.

La panela que producen hoy es de dos tamaños una de 1 libra y media y otra de dos libras, pero la de mayor comercialización es la primera.

La panela de El Tigre, al igual que la de Colomboy en Sahagún es envuelta en hoja de bijao, la única diferencia es que la de Chinú es envuelta con la hoja de bijao verde, que según sus productores le da un sabor diferente y que la hace apetecida en el mercado.

144 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comments are closed.

Más en:Agricultura