Compártelo en redes

Bogotá. El turismo de romance se convirtió en uno de los principales motores para la reactivación de los eventos y el turismo de reuniones en el país. Y aunque Colombia tiene un camino recorrido en este segmento de turismo, se busca fortalecerlo con valores agregados como la línea de moda nupcial de los diseñadores colombianos y la variada oferta de flores, insumo principal de la decoración de las bodas.

Esa es la apuesta del Gobierno Nacional que a través de ProColombia le agregó ese valor y se estableció una alianza con el eje de exportaciones para robustecer su propuesta al mercado internacional. Y en ese camino se quiere posicionar al Gran Caribe Colombiano.

Son varias las regiones del país con potencial para atraer este tipo de viajeros. Por eso, seis wedding planners provenientes de Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá y Perú, que a su vez son miembros de la International Association of Destination Wedding Professionals (IADWP), participaron entre el 22 y 28 de enero en un viaje de familiarización organizado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de ProColombia, en alianza con la IADWP, en el que se incluyeron a las ciudades de Santa Marta y Barranquilla para presentar la oferta del país en turismo de romance.

Este encuentro, que también fue apoyado por el Convention Bureau de Santa Marta e Invest in Santa Marta, tuvo el propósito de posicionar al Gran Caribe Colombiano como destino romance con un abanico amplio de experiencias en eventos como bodas, lunas de miel, propuestas de matrimonio, entre otras celebraciones especiales, además de presentar la oferta hotelera, de recintos para eventos, gastronómica y de moda nupcial.

Santa Marta empezó a destacarse

Y Santa Marta ya empezó a destacarse como uno de los destinos más apetecidos en la región por parejas internacionales que buscan nuevos lugares para sus bodas, propuestas de matrimonio o lunas de miel.

La capital del Magdalena tiene un gran potencial para ofrecer a los viajeros experiencias en turismo de romance, pues la ciudad y sus alrededores cuentan con paisajes únicos como playas, majestuosas montañas, costas y hasta un nevado propio.

Este segmento, además, incluye ocasiones especiales como renovaciones de votos, despedidas de solteros o aniversarios. De acuerdo con un estudio de ProColombia, una boda deja una derrama económica de US$ 30.000 en el destino, sin contemplar tiquetes o estadías extra. Cabe destacar que esa es precisamente la categoría más común asociada al turismo de romance, es decir, a aquellos eventos en los que los contrayentes deciden casarse en un lugar distinto a su ciudad de residencia, por lo que ello implica tanto su desplazamiento al sitio donde se va a realizar la boda, como el de sus invitados. Esto activa los diferentes eslabones de la cadena turística.

“El turismo romance es uno de los sectores que genera una mayor derrama económica en el territorio, por ende, esta es una de las apuestas estratégicas de la ciudad de Santa Marta para el 2023”, asegura Luis Alejandro Dávila, director del Convention Bureau.

La agenda incluyó recorridos por los lugares emblemáticos de cada ciudad, visitas de inspección a diferentes hoteles y recintos no tradicionales para bodas como Casa Kapikua, Casa Vela o la reserva natural Mamancana, además de conferencias sobre turismo romance y prácticas sostenibles en las bodas dictadas por expertos internacionales.

Encuentro comercial

De otro lado, estos seis wedding planner estuvieron en un encuentro comercial con seis empresarios colombianos, en donde generaron cerca de US$1,2 millones en expectativas de negocios.

“En el marco de la promoción de un turismo sostenible y de calidad que está en armonía con la vida, en ProColombia estamos promoviendo al país y a sus regiones como destinos ideales para la realización de bodas y otros tipos de viaje que hacen parte del segmento de turismo de romance como lunas de miel, propuestas de matrimonio y renovaciones de votos. Además, nos emociona haber invitado a estos wedding planners al país para que conocieran de primera mano la oferta que tiene el país y así fomentar los negocios con empresarios nacionales y la llegada de viajeros internacionales de alto gasto”, explicó Carmen Caballero Villa, presidenta de ProColombia.

Por su parte Mario Ayala, wedding planner de México, indicó: “La medición del impacto económico indirecto de un evento, es decir cuánto este aporta a la economía, empleo y turismo de la comunidad, es capaz de demostrar la importancia de la realización de los eventos a organizaciones públicas y privadas. Además de facilitar el conseguir apoyo y financiamiento, esta validación puede incluso motivar la creación de nuevas políticas para el desarrollo de las comunidades en torno a los eventos”.

Finalmente, entidades y organizaciones como el Convention Bureau de Santa Marta, Invest in Santa Marta y ProColombia trabajan de manera conjunta para impulsar la reactivación turística de la ciudad promocionando el segmento de turismo de romance.

Por eso, ProColombia se la está jugando por convertir a Colombia en la sede de bodas destino en la región aprovechando los atributos del país en ese sentido. Si bien ya hay un camino recorrido, es claro que el país aún tiene mucho por hacer para llegar a competir con el flujo de bodas celebradas en países como México, Jamaica y República Dominicana.

347 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Turismo