Compártelo en redes

Bogotá. Ofrecer una perspectiva con cierto grado de precisión a corto y medio plazo es siempre un reto, y 2023 no es una excepción. Los vientos en contra asociados a la coyuntura actual son bien conocidos, pero, también hay aspectos muy positivos, como la posible aceleración de temas sostenibles clave.

Por supuesto, algunos acontecimientos mundiales no pueden predecirse: el éxito de los bancos centrales a la hora de controlar la inflación, la forma en que los distintos países aborden la crisis del costo de vida y el curso de la guerra de Ucrania son todas incógnitas. Pero dejando a un lado esta incertidumbre, somos cautelosamente optimistas para 2023. El primer ministro chino, Xi Jinping, ha dado marcha atrás en su apoyo a la guerra de Putin contra Occidente, denunciando su uso de recursos clave como moneda de cambio. Mientras tanto, el ritmo de la inflación ya está empezando a disminuir en algunas economías y los funcionarios de la Reserva Federal de EE.UU. se han mostrado partidarios de ralentizar las subidas de los tipos de interés en la economía más influyente del mundo. Esto ofrece una perspectiva más halagüeña para las empresas de todo el mundo, muchas de las cuales se encuentran actualmente con valoraciones descontadas.

Aunque los próximos 12 meses no estarán exentos de incertidumbre, creemos que hay mucho que esperar.

Hamish Chamberlayne, director de Renta Variable Sostenible Global, nos ofrece sus perspectivas de inversión para 2023 y destaca tres temas clave que significan que hay mucho que esperar.

 1. Reconstruir la seguridad económica a través de la revolución industrial verde

El próximo ciclo económico estará impulsado por la revolución industrial verde, es decir, el cambio de la sociedad de una economía basada en los combustibles fósiles a una economía basada en infraestructuras eléctricas, digitales y con bajas emisiones de carbono. La reciente inestabilidad política y la interrupción de la cadena de suministro han puesto de manifiesto la fragilidad del modelo económico mundial tradicional, lo que acentúa aún más la necesidad de una economía sostenible y mejorada. Esta noción ha sido reiterada por los responsables políticos del mundo desarrollado, que han situado la sostenibilidad en el centro de las políticas destinadas a reconstruir y hacer crecer una economía limpia y digital. De este modo, las industrias de importancia estratégica se acercarán a casa para crear resiliencia económica y fomentar la sostenibilidad al mismo tiempo. Como resultado, prevemos un auge de la inversión de capital en el horizonte.

Este cambio ya ha empezado a producirse en algunas de las industrias de mayor importancia estratégica para la sociedad. En la actualidad, Asia produce la mayor parte de los semiconductores, componentes esenciales de los dispositivos electrónicos que permiten muchas industrias de tecnología limpia. Sin embargo, algunas empresas tecnológicas líderes han dejado claras sus intenciones de deslocalizar elementos esenciales de la cadena de suministro para reducir la dependencia de las fábricas extranjeras. Por ejemplo, el fabricante de semiconductores TSMC, que suministra semiconductores a muchas de las mayores empresas tecnológicas del mundo, anunció recientemente que está construyendo una planta de semiconductores en Arizona (EE.UU.) y que también está estudiando desarrollar nuevas capacidades en Europa. Tim Cook, consejero delegado del gigante tecnológico Apple, declaró: “Creo que acabaremos viendo una inversión significativa en capacidad tanto en EE.UU. como en Europa para intentar reorientar la cuota de mercado de dónde se produce el silicio”.

Esperamos ver un impulso similar en otras industrias en este 2023 -tecnología de energías renovables, cadenas de suministro de baterías y vehículos eléctricos- a medida que las empresas busquen deslocalizar y reconstruir. Muchas de estas industrias serán esenciales para un futuro sostenible, y son ellas las que se convertirán en la base de una economía verde sostenible.

 2. Desbloquear la crisis energética con renovables

La crisis energética seguirá siendo un tema de interés en 2023, sin embargo, vemos que la tecnología desempeña un papel importante para mitigar la inflación energética ofreciendo alternativas más baratas y reduciendo la dependencia de la economía física. Los responsables políticos han dejado claro que la energía limpia es clave para satisfacer las necesidades de seguridad energética, con el plan “Fit for 55” de la Unión Europea y la Ley de Reducción de la Inflación de EE.UU. invirtiendo 800.000 millones de euros y 370.000 millones de dólares respectivamente en la transición verde. La inversión en energías renovables aumentó significativamente a pesar de las limitaciones de la cadena de suministro, con un aumento del 33% en los proyectos solares, alcanzando la cifra récord de 120.000 millones de dólares, y un aumento del 16% en la financiación de proyectos eólicos, hasta los 84.000 millones de dólares.

Además de ser esenciales para la seguridad energética, las energías renovables son mucho más baratas que muchas otras tecnologías de generación de energía. De hecho, hoy en día son la fuente de energía más barata para dos tercios de la población mundial y representan el 75% del PIB mundial. Por ello, esperamos que las industrias relacionadas con las energías limpias sean un punto clave en 2023.

 3. Electrificación del transporte

En los últimos años hemos asistido a una creciente adopción de vehículos eléctricos (VE) a medida que su economía se ha vuelto más atractiva y su capacidad para descarbonizar la economía se hace más pertinente para alcanzar los objetivos globales de cero emisiones netas. Esto se refleja en la inversión mundial en VE, que se disparó un 77% hasta alcanzar los 273.000 millones de dólares en 2021. En marcado contraste, la producción mundial de motores de combustión interna alcanzó su máximo en 2017. Como resultado, prevemos que la demanda de combustibles para el transporte, que representa alrededor del 60% de la demanda de petróleo, comenzará a disminuir en la segunda mitad de la próxima década.

Consideramos que estos cambios son indicativos de un punto de inflexión en la curva en S de la electrificación. Creemos que la electrificación se encuentra en una fase de fuerte crecimiento, con la innovación creando vehículos mejores y más eficientes a precios más baratos. Prevemos que en la próxima década más del 50% de la producción automovilística pasará a ser eléctrica. Junto con los vehículos eléctricos, veremos un repunte de la innovación en todos los aspectos de la electrificación, incluidos los edificios y la industria.

Oportunidades de crecimiento secular

Aunque algunos han establecido paralelismos con la crisis energética de los años setenta, en la que los precios de la energía se dispararon, creemos que nos encontramos en una situación muy diferente a la de entonces. Los aumentos del precio del petróleo eran mucho más importantes en términos porcentuales hace 50 años que ahora, pero una diferencia aún mayor es que hoy ya existen las soluciones tecnológicas para mitigar estas presiones inflacionistas y, además, su economía es muy atractiva.

A pesar de la incertidumbre sobre la guerra de Ucrania y el difícil invierno que se avecina para Europa, somos mucho más constructivos sobre los mercados que hace 12 meses. Las valoraciones de las empresas se han reducido considerablemente y, sin embargo, seguimos viendo muchas oportunidades de crecimiento secular en el futuro. Las crisis suelen impulsar la innovación, y creemos que la fragmentación geopolítica actual será el catalizador de la economía verde del mañana.

Cuando analizamos las empresas, los fundamentales siguen siendo tan importantes como siempre. Nos centramos en empresas con balances sólidos y capacidad para generar flujo de caja en tiempos de turbulencias económicas, que serán inevitables este año. Del mismo modo, nos centramos en empresas alineadas con el desarrollo de una economía sostenible y que prosperarán en un entorno de deslocalización, resiliencia y electrificación.

51 Views

Compártelo en redes

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Me gusta
0
No estoy seguro
0
Ridículo
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en:Ambiente